Consulta de Psicología Sanitaria E08600199; col. núm. 21696
Call: +34 664571639

Trastorno de Ansiedad

Ansiedad es un término muy amplio para describir a un grupo de síntomas que pueden clasificarse en diferentes grupos:

  • Trastornos Físicos: Taquicardia, palpitaciones, sudación, temblores, sensación de ahogo o falta de aire, sensación de atragantarse, molestias digestivas, náuseas, vómitos, mareo o desmayo, alteraciones de la alimentación, tensión y rigidez muscular, cansancio, hormigueo, escalofríos.
  • Trastornos Psicológicos: Inquietud, agobio, desrealización o despersonalización, sensación de amenaza o peligro, ganas de huir o atacar, inseguridad, sensación de vacío, temor a perder el control o volverse loco, recelos, sospechas, incertidumbre, dificultad para tomar decisiones, miedo a morir.
  • Trastornos de conducta: Estado de alerta e hipervigilancia, bloqueos, torpeza o dificultad para actuar, impulsividad, inquietud motora, dificultad para estarse quieto y en reposo.
  • Trastornos Cognitivos: Dificultades de atención, concentración y memoria, aumento de los despistes y descuidos, preocupación excesiva, expectativas negativas, rumiación, pensamientos distorsionados e importunos, incremento de las dudas y la sensación de confusión, abuso de la prevención y de la sospecha, interpretaciones inadecuadas, susceptibilidad, etc.
  • Trastornos sociales: Irritabilidad, ensimismamiento, dificultades para iniciar o seguir una conversación, en unos casos, y verborrea en otros, bloquearse o quedarse en blanco a la hora de preguntar o responder, dificultades para expresar las propias opiniones o hacer valer los propios derechos, temor excesivo a posibles conflictos, etc.

Hay diferentes tipos de trastornos de ansiedad, los mas comunes son:

Trastorno de ansiedad generalizada:

Se trata de una tensión crónica excesiva aún cuando nada parece provocarla. Esta preocupación o nerviosismo excesivo es casi diario y se diagnostica como tal cuando tiene una duración mínima de seis meses. La preocupación es muy difícil de controlar y puede causar malestar significativo y deterioro social o laboral.

Crisis de angustia o ataque de pánico:

El paciente experimenta una crisis de angustia que surge espontáneamente. Se trata de una ansiedad aguda y extrema en la que es frecuente que la persona que la padece crea que va a morir. Estos ataques de miedo intenso no tienen una causa directa. En ocasiones, los pacientes que sufren este trastorno desarrollan angustia a experimentar el próximo ataque, cuya ocurrencia no pueden prever.

Fobia específica:

Trastorno que tiene como rasgo esencial la presencia de un temor irracional y persistente ante un objeto específico, actividad o situación con la consecuente evitación del objeto temido. El comportamiento de evitación, la anticipación ansiosa o el malestar provocados por la situación interfieren con la rutina del individuo, el cual es consciente de la irracionalidad de su temor pero no puede hacer nada para controlarlo.

Trastorno Obsesivo-compulsivo (TOC)

e trata de pensamientos o acciones no voluntarios, intrusos e inapropiados que el paciente no puede dejar de pensar o hacer para no generar ansiedad. La persona intenta ignorar o suprimir estos pensamientos o neutralizarlos mediante otros pensamientos o actos. El sujeto reconoce el carácter absurdo de sus pensamientos o acciones. Por ejemplo: lavarse las manos cada poco rato.

Trastorno por estrés post-traumático:

La persona afectada experimenta secuelas psicológicas desagradables tras el impacto de un acontecimiento traumático de carácter emocional, una guerra, una violación, etc. Se caracteriza por los recuerdos persistentes del suceso traumático, llamados flashbacks, un estado emocional con exaltada vigilancia y la reducción general de interés por los sucesos cotidianos.

Fobia social:

Un miedo intenso en situaciones sociales que causa una considerable angustia y deterioro en la capacidad de funcionamiento en distintas áreas de la vida diaria. Se centra en un miedo intenso, persistente y crónico a ser juzgado, avergonzado, humillado o hacer el ridículo, que se pone de manifiesto en varios tipos de situaciones, entre las que destacan:

  • Hablar en público, como intervenir en clase o realizar una exposición
  • Reuniones sociales en las que tendrá que relacionarse (fiestas, eventos, etc.).
  • Encuentros inesperados con conocidos, familiares, amigos, etc.

Si bien el miedo a la interacción social puede ser reconocido por la persona como excesivo o irracional, su superación puede ser bastante difícil.

Logos

© 2017 - Psicoterapeuta Aleksandra Misiolek - Calle Caballero, 40, Bajo - 08014 Barcelona
Tel: +34 664571639 - Fax: +34 931708174 - aleksandramisiolek@gmail.com

Logo Facebook
  1. Inicio
  2. Tratamientos
  3. Ansiedad